Todas las actividades que realizamos en nuestro grupo scout se desarrollan siguiendo un método educativo propio llamado Método Scout, este método permite que nuestro sistema educativo se adapte a las necesidades y concreciones de las distintas edades.

Para ello se organiza en secciones educativas en función de las características y evolución de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

La metodología de trabajo también está adecuada a cada edad, poniendo el acento en el ambiente fantástico, la importancia de compartir, el grupo, el liderazgo y la participación juvenil, según van creciendo los niños y jóvenes.

El papel de los educadores y las educadoras también se va adaptando a cada edad y a las necesidades concretas de cada sección educativa.

SECCIONES

Pulsa aquí para añadir un texto
Los Castores son los niños y niñas de 6 a 8 años. Es la edad de la máxima ilusión por descubrirlo todo. Es también la primera vez que salen de casa y comienzan a acercarse a los demás. Contemplan con curiosidad todo lo que les rodea, desarrollando la creatividad.

Solicita información en Info@scoutsmarenostrum.com o Aqui

Tras su paso por la Colonia y al cumplir los 8 años, niños y niñas entran a formar parte de la Manada de Lobatos.

Su imaginación está al servicio de una incesante actividad y del juego, su medio de aprender. Su compromiso es “Haremos lo mejor”.De nuevo es el desarrollo de la imaginación la que permite al educador hablar un lenguaje accesible para el niño.

Al alcanzar los once años llega el momento de entrar a formar parte de la Sección Scout.

Es el tiempo de la afirmación de uno mismo; el deseo de aventura se hace más patente, se desarrolla el carácter, las actitudes y la capacidad de vivir en grupo, enriqueciéndose personalmente.

Cumplidos los 14 años, los chicos y chicas comienzan a trabajar en la Unidad Esculta/Pionera.

Este es un momento crucial para las ideas, los interrogantes y las ambiciones. Los chicos y las chicas empiezan a perfilar su personalidad definitiva.

El grupo cobra enorme importancia y se hacen hombres y mujeres activos. No aceptan el ocio pasivo y dirigido que se oferta a los jóvenes. Elaboran sus propios proyectos, abiertos al servicio comunitario, se abren a la sociedad y afianzan su pertenencia y su responsabilidad ciudadana.

La última etapa de la educación scout es el Clan Rover o Comunidad de Compañeros, formado por jóvenes a partir de 17 años. Ser Rover o compañero, es vivir intensamente cada paso, tomar las riendas y hacer un proyecto de su propia vida, empeñarse en cambiar el mundo y, sobre todo, creer que es posible.

Se comprometen colectiva e individualmente en acciones de cambio y se esfuerzan por crecer al tiempo como persona. Elaboran sus propios proyectos personales, se marcan metas y se ayudan mutuamente a madurar y crecer como adultos comprometidos.

Colectivamente, se esfuerzan por hacer suya la máxima scout de “tratar de dejar el mundo en mejores condiciones de cómo lo encontramos”. Son jóvenes comprometidos socialmente, dinamizan, conciencian y ayudan a los demás con la esperanza de cambiar el mundo.

Los encontraréis trabajando en el barrio, o dinamizando a sus compañeros de clase o de trabajo aunque nadie sepa que son “scouts”. Su lema es “servir”.

Nunca es tarde para pertenecer a un Grupo Scout. En todas las secciones se cuenta con voluntarios y voluntarias, monitores/as de Tiempo Libre, educadores/as, médicos, transportistas, cocineros… Si quieres compartir tu tiempo y experiencia en un grupo scout, ponte en contacto con nosotros. Te ofrecemos la posibilidad de entrar en un Grupo Scout y colaborar con las actividades y campañas que se realizan durante el año, así como en los campamentos de fines de semana y de verano.